El Instituto Cervantes utiliza cookies propias y de terceros para facilitar, mejorar y optimizar la experiencia del usuario, por motivos de seguridad, y para conocer sus hábitos de navegación. Recuerde que, al utilizar sus servicios, acepta su aviso legal y su política de cookies.

Blog de la Biblioteca Octavio Paz

Biblioteca del Instituto Cervantes de París

La vida loca

El 9 de marzo de 2010 en Documentales por | 1 comentario

Ya está disponible en la biblioteca el DVD  “La vida loca”  el documental de Christian Poveda sobre las maras en El Salvador.

Christian Poveda, fotógrafo y periodista francés,  hijo de exiliados españoles, fue asesinado en El Salvador el 3 de septiembre 2009. Poveda, corresponsal de prensa durante la guerra civil de 1980 a 1992, residía en el Salvador desde 2003.  En los últimos años se  dedicó a fotografiar e investigar el fenómeno de las pandillas criminales llamadas maras, integrádose en una de ellas, la mara 18, para rodar La vida loca. Según la policia fueron miembros de la 18 los que le acribillaron a tiros.

El DVD incluye, además del documental, una entrevista con Poveda, el léxico de las maras y la investigación sobre su asesinato.

Comparte esta entrada

Twitter Facebook Google+ LinkedIn Del.icio.us Tumblr Del.icio.us

Un comentario a «La vida loca»

  1. Inmigrantes pandilleros y mareros latinoamericanos ponen la mira en España como nuevo destino de origen – No se trata de inmigrofobia sino más bien de seguridad ciudadana
    Ivette Durán Calderón

    La oficina de investigación del Congreso estadounidense indica que la estrategia de combate a los pandilleros y mareros forma parte de la Iniciativa Mérida, debido a que el problema de las pandillas y sus alianzas con el narcotráfico y crimen organizado se ha convertido en una amenaza hemisférica.
    No deja de inquietar la noticia difundida a finales del mes de abril, anunciando que el gobierno norteamericano deportará a México y países de Centroamérica a los miembros de pandillas delincuenciales que hayan ingresado de manera ilegal a territorio estadounidense, asimismo, enviará la información necesaria a las autoridades de esos países para evitar que estas personas continúen cometiendo delitos.
    Lo cual significa que ésta será una segunda partida de deportados, puesto que otra anterior, estaba compuesta exclusivamente por delincuentes con estatus migratorio regular o irregular, en palabras coloquiales: legales e ilegales, pero con antecedentes delictivos.
    Como están las cosas debido a la delincuentización de los inmigrantes en Arizona, tal parece que se ha visto la necesidad de deshacerse de la lacra delincuencial inmigrante pero, especialmente latinoamericana, concretamente mexicanos y centroamericanos que son los que mayoritariamente conforman las bandas delincuenciales muy cercanas al crimen organizado.
    No se trata de inmigrofobia sino más bien de seguridad ciudadana, es por ello que la Oficina de Gobernabilidad del Congreso estadounidense pidió que las agencias de la ley coordinen más y mejor entre ellas, para lograr frenar y combatir a las bandas callejeras que trabajan con los cárteles del narcotráfico mexicanos.

    En un reciente reporte de la oficina de investigación del Congreso estadounidense The U.S. Government Accountability Office (GAO, por sus siglas en inglés) se indica además, que la estrategia de combate a los pandilleros y mareros forma parte de la Iniciativa Mérida (1), debido a que el problema de las pandillas y sus alianzas con el narcotráfico se ha convertido en una amenaza hemisférica.

    La GAO precisa que pandillas estadounidenses de origen latino ya operan del lado mexicano, tanto en la zona fronteriza como en ciudades del interior, tal es el caso de aquellas conocidas como Hermanos de Pistoleros Latinos, Florencia 13, Latin Kings, Barrio Azteca, Mexikanemi, El Sindicato de Texas, y Club de Vagos en Motocicletas.

    Además de estar involucrados en el tráfico de drogas, las pandillas transnacionales están involucradas en delitos transfronterizos que incluyen tráfico de indocumentados, secuestro y extorsión, refiere el reporte.

    La repatriación, conocida coloquialmente entre las agencias estadounidenses como removal, (ley remover para algunos hispanos) (2) implicará la disminución del tiempo de deportación de los pandilleros ilegales de Estados Unidos a su país de origen, con lo cual se reducirán los costos.

    Mediante mecanismos electrónicos, el gobierno de Estados Unidos enviará la información a las oficinas consulares de los países de origen de los pandilleros, y esas autoridades podrán firmar digitalmente los requerimientos, con lo cual se reducirá el tiempo ( entre cinco a siete días) que los ilegales pasen en los lugares de detención.

    Además, menciona dicha fuente, los pandilleros serán sujetos a toma de huellas e información que será proporcionada a los países donde serán repatriados con el propósito de ayudar a la reintegración o reinserción de los individuos repatriados.
    La GAO solicita al gobierno de Estados Unidos que las agencias del Departamento de Estado, del Departamento de Justicia, y de Seguridad Interna, revisen la estrategia de combate contra las pandillas de origen mexicano y centroamericano, asimismo, pide que intercambien información para tener un mejor control de resultados y con ello establecer ajustes necesarios para poder combatir con éxito a las pandillas transnacionales.

    La estrategia está también diseñada para tener un alcance regional, con EE.UU. trabajando con los otros países afectados por las pandillas para evitar transferir el problema pandillero a los países vecinos.

    El reporte no especifica si existen partidas presupuestarias especiales para entidades carcelarias o para el tratamiento de reintegración y reinserción de los pandilleros en sus países de origen, pero refiere que existe apoyo para programas sociales a través de la Iniciativa Mérida para México y Centroamérica.
    Nos estamos refiriendo a miles de posibles deportados que al retornar a sus países no solamente se sentirán absolutamente desarraigados, sin trabajo ni las garantías sociales de poder obtenerlo, lo cual podría conllevar a que continúen con sus actividades delincuenciales y traten de fortalecer sus bandas organizadas.
    Aún no se habló de ningún Plan de Prevención y Alerta Temprana para que los países receptores de su propia gente deportada pueda estar preparada ya que no se trata de gente repatriada o deportada común, sino de gente avezada y en su mayoría altamente peligrosa.
    Al no encontrar espacio en su propio suelo surgirá de inmediato la migración interna, en sus propios países, luego emigrarán hacia los países vecinos y posiblemente hacia Sudamérica particularmente Argentina y Perú donde se ha percibido brotes aún incipientes , pero ya existen, de estos delincuentes.
    A muchos de ellos Sudamérica les parecerá poca cosa, al estar acostumbrados a grandes urbes y otro tipo de vida, por ello en es búsqueda constante de sobrevivir, Europa es un atractivo interesante a través de la puerta principal de España, país que para muchos se convertirá o en su segunda patria o en su lugar de fechorías, habida cuenta de la magnánima ley de extranjería frecuentemente modificada o enmendada que se ha tornado en permisiva pese a que se ha pretendido criminalizar a los inmigrantes en muchos lugares.
    Mientras, en España, de manera concreta, están muy ocupados revisando las disposiciones internas de cada comunidad para que puedan complementarse entre sí y su aplicabilidad sea efectiva para regularizar a los inmigrantes, los cuales siempre encuentran la manera de obtener el tan ansiado permiso de trabajo y residencia ya sea por la vía familiar (reagrupación) o social (arraigo). Tan es así, que lenta y silencionsamente continúan ingresando como turistas todos los ciudadnos de aquellos paíse que no necesitan visado expreso para ingresar a territorio español, y al cabo de tres mimetizados meses de permanencia continuada, obtienen su regularización por la vía del arraigo social u otras que la propia ley les facilita. Tendrán muchos de ellos el tiempo suficiente para socializarse o para preparar el terreno y esperar a sus compañeros, secuaces, socios o como prefieran llamarse, si en tanto, no han cometido algún atroz y violento delito.
    En aquellos países inexplicablemente les resulta muy fácil obtener la certificación de Buena Conducta , Antecedentes Policiales y Penales, Record Policial o Pasado Judicial sin tacha alguna, por lo que es posible que muchos de aquellos deportados de Estados Unidos sean los nuevos inmigrantes de España y Europa, ¿Se cuentan con las políticas de acción claramente definidas para actuar?. Esperemos que así sea, por lo menos es lo que está demostrando la policiía española con su grupo contra las Bandas Emergentes de Valencia, quienes recientemente han concluído un curso sobre “Nuevas Tendencias Delictivas” , aunque siempre tratan de las bandas llamadas por ellos mismos “históricas” refiriéndose a los Latin King y a los Ñetas, las cuales habrían sido descabezadas y la dispersión de sus cuadros menores e intermedios las habría debilitado y según su propia versión : “No se puede hablar ni de número de bandas, ni de pandilleros; los grupos nacen, se disuelven, se integran en otros. Los cambios son rápidos y constantes” (3), sin embargo nada se dice aún acerca de las temibles maras.LIVDUCA/La Voz del Inmigrante

Deja un comentario

  • RSS

Biblioteca Octavio Paz

7, rue Quentin Bauchart

75008 París

Tel.: +33 (0)1 49 52 92 71

Lunes a jueves: de 11:15 a 18:15 h.

Viernes: de 10:00 a 15:00 h.

Contacto:
bibpar@cervantes.es

Consulte el catálogo:

Calendario

marzo 2010
L M X J V S D
« feb   abr »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Red de bibliotecas del IC en la web social

  • Blogs de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes
  • Facebook de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes
  • Twitter
  • Google+ de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes
  • Canal YouTube de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes
  • Marcadores de la RBIC en Delicious

Categorías

© Instituto Cervantes 1997-2018. Reservados todos los derechos.